Como en otras áreas de la medicina veterinaria, el tratamiento de las enfermedades que afectan al sistema musculoesqueletico de los animales ha evolucionado enormemente en los últimos años.