En la actualidad, tanto en medicina humana como en veterinaria, las técnicas no invasivas de diagnóstico por imagen se han revelado como herramientas de máxima utilidad en la obtención de  información clínica útil.