El aumento de la esperanza de vida en los animales de compañía conlleva de forma inherente la aparición de patologías propias del envejecimiento natural.